Home »

La empresa de chocolate suizo, Barry Collebaut, uno de los  proveedores de SSP, ha conseguido desarrollar el primer prototipo funcional de impresora 3D de chocolate. El dispositivo, diseñado con la colaboración de la empresa byFlow, es capaz de crear piezas de chocolate totalmente personalizadas en cuanto a formas y sabores.

Barry Callebaut es una de las compañías europeas de cacao más grandes de todo el mundo, gracias a una producción media de 1,7 millones de toneladas. Con su inmersión en el mundo de la impresión 3D, la apuesta de la empresa suiza es la de “cambiar el legado en la fabricación del chocolate con la tecnología del mañana”.

Actualmente, la impresión 3D está considerada como una de una de las tecnologías de fabricación más prometedoras e innovadoras. Barry Callebaut confía en que también sea así en el mundo de la repostería. “Con la impresora 3D de chocolate podremos combinar nuestro legado en la fabricación de chocolate con las tecnologías del mañana. Es una aventura emocionante poder crear nuevas experiencias con uno de los productos más famosos de los belgas como es el chocolate”, ha asegurado la compañía.